Importancia de la relación riesgo-recompensa en el comercio

La relación riesgo-recompensa es un concepto importante y un principio fundamental que ayuda a guiar a un comerciante, especialmente a los comerciantes exitosos. Como todos estamos de acuerdo, el mercado Forex podría ser un entorno desafiante y volátil, por lo que es necesario que los operadores asuman riesgos calculados con la expectativa de una recompensa. 

Generalmente, la relación riesgo-recompensa es uno de los factores que desempeña un papel vital en la determinación de la rentabilidad general y la sostenibilidad de la cartera de un comerciante.

Muchos traders creen que cuanto mayor sea el riesgo-recompensa, mayor será la rentabilidad. Sin embargo, en este artículo discutiremos si esta afirmación es cierta.

¿Qué es la relación riesgo-recompensa?

La relación riesgo-recompensa es la métrica que los comerciantes e inversores utilizan para calcular la recompensa potencial o cuánto ganarían por la cantidad total que arriesgan o cuánto están dispuestos a perder en esa operación. Por lo tanto, podemos decir que la relación riesgo-recompensa (R: R) es una representación numérica de la ganancia potencial en relación con la pérdida potencial en una operación.

La mayoría de los inversores y comerciantes utilizan la métrica de la relación riesgo/recompensa para comparar el ROI (retorno de la inversión) esperado de una operación con la cantidad de riesgo que deben asumir para obtener estos rendimientos.

Para los inversores más grandes, suele ser preferible una relación riesgo-recompensa más baja porque muestra que la inversión es menos riesgosa para una ganancia potencial equivalente.

La mayoría de los traders utilizan esta métrica de riesgo-recompensa para planificar qué operaciones les resultan viables realizar. La relación se calcula dividiendo la cantidad que un comerciante está dispuesto a perder si el precio de una moneda o un activo se mueve en contra de la dirección prevista (el riesgo) por la cantidad de ganancias que el comerciante espera obtener cuando la operación se mueve en la dirección prevista.

Cómo funciona la relación riesgo-recompensa

Según Investopedia, los estrategas de mercado han descubierto en muchos casos que la relación riesgo-recompensa ideal para sus inversiones es de aproximadamente 1:3. Esto significa que por cada unidad de riesgo que asumen, el rendimiento esperado es de tres unidades. 

Al calcular el riesgo-recompensa y gestionar el capital, las órdenes de limitación de pérdidas son muy importantes. Ayudan a calcular fácilmente el riesgo a asumir y su relación con el rendimiento esperado.

Los operadores utilizan esta métrica como herramienta de medición cuando operan con pares de divisas. Sin embargo, la mejor relación riesgo-recompensa varía, ya que depende en gran medida de la tolerancia al riesgo del comerciante y de la estrategia utilizada. Para determinar la relación riesgo-recompensa favorable para cualquier estrategia determinada, será necesario realizar pruebas retrospectivas y futuras.

Para calcular el rendimiento esperado, los operadores utilizan principalmente la acción histórica del precio, la herramienta Fibonacci, promedios móviles y algunas otras herramientas disponibles a su disposición. 

Aunque los inversores pueden utilizar estas herramientas para calcular su rendimiento esperado, utilizan otros modelos, como la estimación de las probabilidades ponderadas de resultados futuros y el modelo de valoración de activos de capital (CAPM).

Mientras que los comerciantes pueden utilizar el análisis técnico convencional y la acción del precio, los inversores utilizan el análisis fundamental, los estados financieros y el modelo Vaule-at-risk.

Cómo calcular la relación riesgo-recompensa

Calcular la relación riesgo-recompensa es muy fácil.

La relación riesgo-recompensa se calcula dividiendo la cantidad de pérdida potencial por la cantidad de ganancia potencial. La fórmula es la siguiente:

Relación riesgo-recompensa = Cantidad de riesgo potencial Cantidad de ganancia potencial

Tan simple como está escrito arriba.

¿Qué le dice el riesgo a la recompensa?

Cuando la relación riesgo-recompensa de un comerciante es extrañamente demasiado alta, se podría considerar que la ganancia potencial es extremadamente alta en relación con el riesgo potencial. Esto le indica, como comerciante, que la operación realizada o la inversión realizada es más riesgosa de lo que parece. Lo contrario ocurre con una operación menos riesgosa.

Esta es la razón por la que, como se mencionó anteriormente, los inversores se acercan al mercado con tácticas de bajo riesgo-recompensa.

Ejemplo típico de cuándo se utiliza la relación riesgo-recompensa

Considere un escenario en el que un operador de Forex con GoatFunded pretende beneficiarse del posible movimiento alcista del par de divisas EUR/USD. En el punto de entrada de 1,1500, el operador compra 10.000 euros, estableciendo una orden de limitación de pérdidas en 1,1400 para limitar las pérdidas potenciales y una orden de toma de ganancias en 1,1700 para asegurar ganancias potenciales. Esta operación se caracteriza por un cálculo de la relación riesgo/recompensa, comparando la pérdida potencial con la ganancia potencial.

En este caso, el operador está dispuesto a arriesgar 100 pips por una ganancia potencial de 200 pips, lo que resulta en una relación riesgo/recompensa de 1:2. Esto implica que, por cada pip en riesgo, el operador anticipa obtener dos pips de ganancia. Se pueden realizar ajustes a la relación riesgo/recompensa modificando la orden de toma de ganancias manteniendo constante la orden de límite de pérdidas.

Supongamos que el operador busca una relación riesgo/recompensa más agresiva de 1:3, lo que lleva a un ajuste de la orden de toma de ganancias a 1,1600. Esta modificación aumenta la ganancia potencial a 300 pips, manteniendo la misma pérdida potencial de 100 pips, lo que resulta en una relación riesgo/recompensa revisada de 1:3.

Si bien una relación riesgo/recompensa más agresiva puede parecer atractiva, conlleva compensaciones. Ajustar la orden de toma de ganancias más cerca del punto de entrada mejora la probabilidad de alcanzar el objetivo, pero también aumenta el riesgo de activar la orden de límite de pérdidas. 

Como comerciantes, deben lograr un delicado equilibrio entre riesgo y recompensa, adaptando sus relaciones riesgo/recompensa para alinearse con su tolerancia al riesgo, análisis de mercado y estrategia comercial general.

Importancia del riesgo-recompensa en el comercio de divisas

La importancia del riesgo para la recompensa se ha analizado a lo largo de este artículo. Sin embargo, destacaremos dos importantes aspectos del riesgo-recompensa en el comercio de divisas.

  1. Preservación de capital

La principal prioridad de cualquier comerciante o inversor debería ser preservar el capital tanto como sea posible. La relación riesgo-recompensa no solo preserva el capital sino que también ayuda al comerciante a ampliar su cuenta. Esto significa que incluso si la tasa de ganancias de un operador es baja, el riesgo-recompensa ayuda a mitigar las pérdidas incurridas.

Tomemos, por ejemplo, un operador cuya tasa de ganancias es 30% y tiene un riesgo-recompensa estático de 1:4. Esto significa que de cada diez operaciones, se espera que el operador gane tres operaciones. Ahora hagamos algunos cálculos asumiendo que el operador arriesga $100 por operación.

Para las operaciones ganadoras,

De 10 operaciones, el comerciante gana con éxito 3 operaciones.

Cada operación ganadora genera una ganancia de $400.

Beneficio total de operaciones ganadoras=30 operaciones×$400=$12,000

Para las operaciones perdedoras,

Las 70 operaciones restantes terminan en pérdidas.

Cada operación perdedora incurre en una pérdida de $100.

Pérdida total por operaciones perdedoras=70 operaciones×$100=$7,000

Resultado Neto:

Beneficio neto = Beneficio total de operaciones ganadoras − Pérdida total por pérdida

Beneficio neto=$12.000−$7.000=$5.000.

¿Puede ver que a pesar de una tasa de ganancias de sólo 30%, el operador sigue siendo rentable debido a la favorable relación riesgo-recompensa de 1:4?

Ése es el poder del riesgo para recompensar la preservación del capital y su crecimiento.

  1. Equilibrar las operaciones ganadoras y perdedoras 

Este es otro resultado clave de una relación riesgo-recompensa bien considerada. Lograr un equilibrio entre las operaciones ganadoras y perdedoras es crucial para una rentabilidad constante. El ratio garantiza que las operaciones ganadoras tengan suficiente peso para compensar pérdidas potenciales, lo que contribuye a la resiliencia y estabilidad general de la cartera de un operador, como se ve en el ejemplo anterior.

Conclusión

Al final, no se puede exagerar la importancia del riesgo-recompensa. También es muy importante tener en cuenta que esta proporción es subjetiva y difiere de un comerciante a otro. Si bien un RR más alto podría proporcionar más ganancias y arriesgar menos, también es crucial comprender que es más riesgoso.